La leyenda está de vuelta: Mazda estrena el nuevo MX-5

Nuevo diseño, motorización y tecnología trae esta cuarta generación del afamado y premiado roadster de la firma nipona. Se trata del Mazda MX-5, el que apuesta a sorprender con una mejorada relación peso-potencia y respuesta al volante.

Con una longitud de 3.915 mm, un ancho de 1.735 mm y una altura de tan sólo 1.225 mm, la leyenda -que desde 1989 ha comercializado 940 mil unidades- vuelve bajo el alero del concepto japonés Jinba Ittaii adoptado por Mazda en sus últimos modelos, buscando generar un vículo especial entre vehículo y conductor; así también como la tecnología KODO incorporada en su diseño, llevando al extremo elementos como movimiento y profundidad. De esta manera, nuevos materiales y tecnologías se emplearon en el nuevo MX-5 para hacer de este un modelo más ligero, resistente y con un centro de gravedad más bajo que la generación saliente.mx-5_2015_action_41_screen

Su carrocería fue fabricada mediante electroformación de aluminio, ligera, duradera y de gran resistencia a la torsión. Al ser de mayor solidez, proporciona una base más firme para el chasis y el funcionamiento de la suspensión, con lo que se obtiene una mayor respuesta en la maniobrabilidad en carretera.

Se mejoró también la estabilidad en curva, y se aumentó el ángulo de avance de las ruedas delanteras para mejorar el apoyo y reducir el subviraje.

En su elegante y agresivo frontal destacan sus grupos ópticos ultracompactos, los que cuentan con cuatro luces diurnas tipo LED. El habitáculo se desplazó hacia atrás, para ofrecer un mayor equilibrio a las proporciones con la capota de lona negra retráctil manualmente, la que además se recoge fácil y rápidamente en un espacio compacto, permitiendo también una estética más aerodinámica.

Deportividad en cada detalle

Cuero color negro (opcional café) y costuras rojas marcan el deportivo interior del MX-5, el que también es más ergonómico y cuenta con mayor espacio para las rodillas y cabeza. Incorpora también asientos deportivos de alta comodidad y sujeción acorde al nivel de prestaciones del vehículo.

mx-5_2015_interior_01_screen-v2Incorpora un volante de tres radios, en línea con el diseño, además de un panel de instrumentos, pedales y controles con estética deportiva y centrados en una óptima utilidad para el conductor. A esto se suma un acceso fácil e intuitivo al sistema de infoentretenimiento Mazda Connect. Además, cuenta con una pantalla independiente de siete pulgadas que incorpora un mando giratorio HMI para manejar las funciones sin desviar la vista de la ruta; GPS; aplicaciones como Eco-display que hace un seguimiento del consumo de combustible; sistema de sonido premium Bose con nueve altavoces especialmente diseñados para un roadster descapotable, entre otros. Cabe destacar que el maletero tiene una capacidad para dos maletas de mano.

El nuevo Mazda MX-5 equipa un bloque gasolinero de inyección directa SKYACTIV-G de 2.0 litros, el que está ajustado especialmente para una mejor entrega de par en revoluciones bajas y medias; es 8 kilos más liviano que el anterior motor de 2 litros a gasolina, con más par, aceleración más rápida y un consumo muy inferior. De esta manera entrega una potencia de 158 CV a las 6.000 rpm, y 200 Nm de torque a las 4.600 vueltas. Respecto a su transmisión, está disponible con caja manual ($18.490.000) o automática de seis velocidades ($19.490.000), acelerando de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos en modo manual.

Cuenta también con el sistema de corte de ralentí i-stop de Mazda, que arranca el motor en tan solo 0,5 segundos, para reducir aún más el consumo de combustible.

En materia de seguridad, destaca la tecnología SKYACTIV aplicada en la carrocería reforzada de acero, permite- gracias a sus zonas de deformación- absorber impactos de manera óptima en caso de colisión. A esto se suman los frenos ABS en las cuatro ruedas con distribución electrónica de frenado, cuatro airbags, alarma e inmovilizador antirrobo, control de tracción (TCS) -que ayuda a que las ruedas giren de manera efectiva sobre superficies deslizantes, como terrenos con piedras sueltas, regulando el par del motor-, y el control de estabilidad (DSC) -que reduce la potencia del motor y regula la presión de frenado en cada una de las ruedas cuando es necesario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Agregar un comentario